hitoria_tabaco

Historia tabaco

El tabaco es una planta originaria de América del Sur, y aunque no es posible precisar con total exactitud el momento en que llegó a la mayor de las Antillas, sí puede afirmarse que esto ocurrió entre dos mil o tres mil años antes de Nuestra Era.

Para los aborígenes constituía una medicina milagrosa, el elemento imprescindible de las ceremonias religiosas, políticas y sociales, formaba parte de su agricultura, en fin, era su compañero inseparable.

El encuentro de las dos culturas descubrió al mundo esta planta que proporciona una forma superior de placer físico y espiritual.

Muy temprano, en el viejo continente se desencadenó una verdadera pasión por la solanácea y, como era de esperar, fue en España donde ganó más adeptos la costumbre de fumar… y fueron también los españoles los primeros en sufrir terribles castigos por tal causa.

La furia se extendió luego a Persia, Japón, Turquía y Rusia, donde se establecieron las más crueles puniciones. Curiosamente, a la par de su prohibición ganaba terreno su empleo con fines medicinales.

El 11 de abril de 1717 el rey Felipe V dispuso el monopolio real del tabaco cultivado en Cuba, decisión que ha pasado a la historia con el nombre de “Estanco del Tabaco”, a causa del cual murieron honestos vegueros, que se opusieron a tan onerosa ley.

Este período restringido duró hasta el 23 de junio de 1817, cuando por Real Decreto se derogó el estanco, medida que permitió el libre comercio entre la Isla y el mundo conocido, siempre a través de puertos españoles.

Su cultivo era ocupación exclusiva de hombres libres. La rudeza de la producción azucarera se avenía con la labor esclava, pero a la planta del tabaco, según dijo José Martí, hay que tratarla como si fuera una delicada dama. Esto fue posible gracias a los inmigrantes de las Islas Canarias, que dieron origen al campesinado cubano.

El siglo XIX señaló la reafirmación final de la producción tabacalera en la Antilla mayor. Baste decir que en 1859 había cerca de 10.000 vegas, y en la capital unas 1.300 fábricas. Cuba inició el siglo XX en condiciones muy precarias, como consecuencia de las recientes guerras por la independencia.

(texto extraído de www.habanos.com)